Comparte, , Google Plus, Pinterest,

Imprimir

Posted in:

En el cooperativismo, la persona es el centro de todo

Dentro del movimiento cooperativo, nada puede estar por encima de las personas.

image

El movimiento cooperativo, fiel a su sentido humano, pone a la persona por encima de todo sin importar el giro de ésta; de producción, de vivienda, pesquera o de ahorro y crédito.

Si nos enfocamos a las cajas populares, podemos ver reflejado este lado humano en diversas características:

  • Tasas de interés justas. Hablando de préstamos, podemos encontrar en instituciones financieras tradicionales, tasas de interés de hasta 70%. Este alto porcentaje es complicado que lo encontremos en una cooperativa de ahorro y préstamo, pues los socios disfrutan tasas de interés más justas, generalmente entre el 10% y 30%, dependiendo del tipo de crédito.
  • Rendimientos en los ahorros. En una caja popular no sólo resguardan el ahorro que sus socios depositan, sino que lo ponen a trabajar, siendo este dinero el que se otorga como préstamo a los demás socios. Como manera de retribución se entrega rendimiento sobre el ahorro de las personas, mientras en otras instituciones financieras, en ocasiones, hasta te cobran (comisiones) por guardar tu dinero.
  • Inclusión financiera. Llevar servicios financieros a grandes ciudades es algo relativamente sencillo, pero hacerlo en comunidades alejadas, eso es la verdadera inclusión financiera. Esta labor la realizan a la perfección las cajas populares, brindando servicios financieros en comunidades donde la banca tradicional no lo hace.
  • Servicios de educación. Más allá de sólo ofrecerte servicios financieros, las cooperativas de ahorro y préstamo también te brindan educación, con la cual puedes tomar mejores decisiones en tus finanzas personales.

Estas características permiten que las cooperativas de ahorro y crédito se diferencien de los bancos tradicionales,  poniendo en primer lugar a hombres y mujeres por igual, en lugar de lucrar con sus necesidades por medio del dinero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *