Comparte, , Google Plus, Pinterest,

Imprimir

Posted in:

Sin aguinaldo, la cuesta es más difícil.

¿No sabes en qué gastaste tu aguinaldo? Nosotros sí.

image

La cuesta de enero es como un virus que llega cada año a la cartera de millones de mexicanos, haciéndose presente principalmente en aquellos que se gastaron todo su aguinaldo.

Agotar el 100% de esta prestación puede representar un golpe muy fuerte a tu economía.

Antes de que te quiebres la cabeza intentando adivinar dónde quedó todo ese dinero que (según tú) te iba a durar hasta enero, permítenos decirte cuatro cosas en las cuales se te pudo haber escapado:

  1. No diferencias entre gustos y necesidades. Con la adrenalina a flor de piel gracias a tu cartera llena de billetes, diciembre es una fecha en que no distingues las compras necesarias con las que son un simple gusto. A ver, ahora muérdele a ese pantalón carísimo que no necesitabas.
  2. Vives sólo en el presente. Es cierto que el tiempo perfecto es el presente, pero debes vivirlo con responsabilidad y pensando en el futuro. Diciembre fue un mes muy lindo con muchos regalos y compras, pero el futuro te llegó en forma de enero y ya te está cobrando factura con la cuesta.
  3. Eres influenciable. Quizá tu sí sepas la diferencia entre un gusto y una necesidad, pero tus primos ricachones no; peor aún, les crees todo lo que te dicen. De esta manera terminas gastando más de la cuenta, todo por querer quedar bien con ellos.
  4. Cargas con efectivo todo el tiempo. ¿Te paso que llevabas tu aguinaldo en efectivo a todas partes, y lo gastabas sin darte cuenta de que se te estaba acabando? Salir de compras con una tarjeta de débito es bueno para tu economía, pues así tienes un límite de gastos que tú mismo defines.

Cualquiera de estos cuatro pequeños detalles pudo haberte hecho gastar todo tu aguinaldo, agudizando tu cuesta de enero. Te invitamos  a recordar estas cuatro lecciones financieras cada que cobres tu quincena, así no batallarás por dinero.

P.D. Muy probablemente sentiste como si estuvieras leyendo a tu tía la regañona, pero ¡hey!, te regañamos porque te queremos.

2 Comments

Deja un comentario
  1. Estor de acuerdo con sus comentarios sobre todo que no pensamos en el futuro inmediato o gastos que repentinamente se pueden presentar y sin dinero la situación se torna muy complicada.

    • Así es Salvador, vivir al día sin pensar en el futuro es un gran riesgo para tus finanzas personales. Por eso es bueno tener un fondo de ahorro que te ayude a confrontar las emergencias económicas :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *